Normalmente, conocemos a un grupo de música cuando ya está subido a un escenario o lanzando discos, pero muchas veces no somos conscientes de los pasos que hay que dar para llegar a formar tu grupo, grabar tus propias canciones o dar un directo. Si te interesan las opiniones de músicos, los libros “NPI de Música” de un miembro de Los Nikis y “Estrategias sobrenaturales para montar un grupo de rock and roll” del americano Ian Svenonius son dos piezas tan amenas como didácticas en lo que supone gestionar tu grupo de música. Mientras tanto, aquí va un post que explica qué pasos deberías seguir para montar tu grupo empezando de cero. ¡A por ello!

giphy

1. Escuchar mucha música

Suena a perogrullo pero, como verás en este post, montar una banda requiere una dedicación y un trabajo que en muchas ocasiones no se verá recompensado como esperabas. Así que la premisa inicial es esa: sentir pasión por la música, devorar discos y morirte de ganas de aprender y conocer un instrumento. Sólo así podrás afrontar las decepciones y que no hagan mella en el espíritu de tu grupo. Y, aunque no lo creas, esa pasión también se transmite luego en el escenario.

giphy (5)

2. Comprar un instrumento

Bien, finalmente has caído en las garras de la música. Necesitas aprender a tocar un instrumento. Lo primero que tendremos que hacer es… ¡comprar ese instrumento! Si lo que quieres es un instrumento nuevo, entonces deberéis saber que la tienda online alemana Thomann es el espíritu santo de cada músico. Aunque no compréis, podréis encontrar de todo, comparar precios… Aún así nada mejor que pasarte por alguna tienda local para probarlo, allí es donde te harás una idea fiel del sonido y la comodidad del instrumento. Por otro lado, no descartar compras de segunda mano. En Facebook hay un montón de grupos de cacharraje donde encontrarás buena calidad a mejores precios.

giphy (17)

3. Aprender a tocarlo

Llega el momento espinoso: aprender a tocar. Esto es un cliché también, pero cada instrumento es un aprendizaje continuo. Nunca dejarás de aprender y mejorar. Para empezar, hay quienes optan por recibir formación o quien es autodidacta. Si te lo vas a hacer tú por tu cuenta, olé. Esta semana mismo recomendamos 8 canales con los que aprender instrumentos. Más allá, Internet es un vasto nido de conocimiento donde encontrarás tablaturas, vídeos tutoriales, versiones… Está más fácil que nunca.

jared

4. Encontrar tu banda

Aquí no hay nada escrito. Hay quien aprende a tocar un instrumento mientras sus colegas lo hacen con otros con la idea de formar un grupo, otras veces encontrarás a alguien de casualidad o un grupo ya formado te reclamará (esto funciona especialmente si eres batería). Suerte con esto. Si no, siempre tienes opciones como la app que descubrimos el otro día: Bandwitdh, que linkea a músicos que buscan banda.

giphy (4)

5. Encontrar un local de ensayo

Encontrar un local donde ensayar puede ser una tarea harto complicada si tienes mala suerte. Lo ideal sería encontrar un espacio compartido con otro par de grupos que te permita montar tus cosas permanentemente. Tendrás que acostumbrarte a compartir la batería. Tendrás que acostumbrarte a que alguien mueva los potenciómetros de tu ampli. Tendrás que acostumbrarte a que al otro grupo se le caiga la cerveza en la alfombra. Tendrás que acostumbrarte a los micros oxidados. Si no te apetece pasar por todo esto, siempre te quedará la opción de alquilar locales por horas, donde pagas por usar el backline y sólo tienes que enchufar tu guitarra.

giphy (14)

Si los vecinos están fuera no te lo pienses

6. Aprender a manejar todo

Ya tienes un local y los instrumentos preparados. Genial, ya puedes hacer un grupo de post-rock instrumental. Si además quieres cantar o meter sintetizadores tendrás que hacerte con una mesa de mezclas y un par de PAs que sacan el sonido hacia fuera. Las mesas de mezclas están dividas en canales por los que podrás pasar diferentes entradas de sonido (voces, un sintetizador, una caja de ritmos…) y procesarlos. Quizá también te hagas con un sistema de monitoraje, que se utiliza para que tú mismo puedas escuchar lo que estás cantando o tocando y no sólo el público.

giphy (11)

Un poco de atrezzo ayuda a que fluya la creatividad

7. Aprender una versión

Ahora sí que tenemos todo controlado y todo sonando. ¡¡Pues a tocar!! Lo normal es empezar versionando canciones que te gustan, donde cada músico sabe más o menos qué parte ha de tocar. Viene bien para empezar a compenetrarte con tu grupo y elevar tu moral cuando una canción que te gusta suena bien tocada por ti. En Internet encontrarás tablaturas para aprender las canciones, versiones de batería… si no, siempre podrás dejarte guiar por tu oído.

giphy (16)

Si no es de esos de Liverpool mejor, gracias

8. Componer tus propias canciones

Hay muchos grupos que se quedan haciendo versiones toda la vida. Probablemente acaben montando un grupo tributo a *grupo de rock’n’roll masivo* y cobrando más por concierto que otro que hace sus composiciones originales. Aún así, lo bonito de montar un grupo es expresarte con tus propias canciones, buscar tu propio sonido… hacer tu historia. A la hora de componer, cada grupo es un mundo. Los hay que dedican un tiempo a jammear improvisando todos juntos hasta que encuentren una idea sobre la que trabajar una canción; otros tendrán ya una melodía sobre la que partir; otros traerán temas acabados con una guitarra y una letra sobre la que añadir la instrumentación… Hay mil opciones y ninguna es mejor que otra, simplemente haz la que os sea natural y con la que todos estéis cómodos.

jenny lee

9. Grabar tus primeras demos

Llevamos ya un tiempo ensayando nuestras propias canciones, así que es hora de pasar a la acción. Si quieres grabarlas, la tecnología ahora te permite hacerlo de manera económica y sin necesidad de pasar por un estudio o trabajar con un productor. Simplemente tendrás que hacerte con un pack de micros, un programa de grabación como Ableton, Logic o Cubase y paciencia para entender cómo funciona todo. Si lo haces en tu propio local y contando que tendrás material escaso, lo más operativo será que lo hagas por pistas: por un lado la batería, por otro el bajo, por otro guitarras y luego ya las voces. Un estudio, en cambio, te permite grabar en directo si te apetece. Mezclar las canciones es otro asunto espinoso, pero no hay más que bucear por la red y hacer tus propias pruebas con tus canciones. Aquí tampoco hay ley: hazlo como puedas mientras consigas un sonido que te guste.

giphy (15)

¡Así de fácil!

10. Dar tu primer directo

Ya tenemos canciones grabadas, ¡es hora de salir al mundo real! Aquí hay grupos que prefieren empezar a tocar en directo y otros que prefieren lanzar las canciones y buscar conciertos a través de ellas. Si lo que quieres es tocar en directo lo máximo posible, lo mejor será que le pases tus canciones a promotores y/o salas locales que te consigan un teloneo, un concierto al que invitar a tus amigos… Si prefieres la otra opción, existen plataformas y opciones para subir las canciones a la red y empezar a enseñarlas como Bandcamp o Soundcloud. Aquí tenemos un ejemplo reciente con Hinds, que subieron sus primeras demos a la red y generaron la suficiente expectación como para que promotores de Alemania o Inglaterra les invitasen a tocar allí. El resto es historia. Sea una opción u otra, si te gustan tus canciones lo importante es mantenerte activo y utilizarlas con cabeza. Pero eso lo dejaremos para el próximo post :_)

giphy (3)